Imágenes inquietas a la vuelta de la esquina

Me gusta encender un fósforo en la oscuridad, mirar a mi alrededor con los ojos entornados, observar atentamente en la penumbra, adivinar a los objetos por sus sombras, imaginarlos de otros colores. ¡Ay! El fósforo me quema los dedos, a ver ahora cómo se ven las cosas con la luz del velador… Ya nada es igual, todos los objetos toman exactamente su forma y las sombras permanecen en guardia detrás de ellos. Realmente me gustan más las imágenes inquietas que deja la luz de un fósforo. Un día voy a poner una lámpara de querosén para semejar la luz difusa aunque sé que mamá pondrá el grito en el cielo. Ahora prendo otro fósforo y…
-¡Andrés! ¡Te dormiste otra vez! Arriba. ¡Vaaaamossss! Mirá que si llegás tarde al colegio vas a quedar libre y…
Sí, ya sé, no me firmás la reincorporación, mamá, me lo decís todos los días. Sí, ya sé que no debo faltar más, sí, lo sé. ¿Hará frío? Este tiempo de miércoles… hace frío a la mañana y después me aso al mediodía. A ver… hoy no me pongo el uniforme, a esta altura del año nadie te dice nada, no me pongo nada el uniforme. Qué buena la suplente de Química che, encima usa esas remeritas apretadas que…
-¡¡¡Andrés!!!
-¡Siiiiiii! ¡Ya voy, mamá!
Ufa con la vieja que me desordena los pensamientos, ella quiere que ordene mi habitación y ella se la pasa desordenando la mente de los demás, ¿alguna vez habrá pensado en eso? Pobre vieja, es buena tipa, se las banca sola desde que el viejo se fue con la mina ésa, la pucha con el viejo… creo que no es mina para él. Me parece que al viejo le falta un jugador en la cancha.
-Aaaandyyyyy… queriiidooo… ¿Te llevás un bucito por las dudas refresque? Mirá que está un poquito destemplado.
-Sí, mamá, llevo un buzo. Buen día má, ya me voy porque quiero…
-¿Cómo que ya te vas? ¿Así nomás sin desayunar? Andresito Andresito, si no te alimentás…
-Sí, ya sé, no voy a crecer más. Ay, viejita, piso el metro ochenta y cinco, acá la única chiquita sos vos… mmmmm estás linda hoy. ¿A qué se debe semejante placer para la vista? Tan-tem-para-ni-to-y-tan-a-rre-gla-di-ta. Bueno, chau má, y no te olvides de comprar esas galletas de chocolate, están rebuenas, viste? Nos vemos.
-¿Me dijiste que te llevás un bucito? Mirá que hoy está destemplado, eh?
Me apena que la vieja esté sola, es buena gente che, además está fuerte todavía. El viejo también es buen tipo, lástima que no se lleven bien, como dice Marcelo: “no se puede tener todo en la vida”. Tengo tiempo, hoy me desvío del camino y paso a buscar a Virginia. Éeesa sí que está buena y además está muerta conmigo, creo que este fin de semana… cae.
Bueno, ya casi llegué, doy vuelta a la esquina y… pero… ¿cómo? ¿no es el auto del viejo? ¿¡y con la minita a esta hora!? ¿Recién se habrán encontrado o recién estarán volviendo? ¿O será que ya están viviendo juntos? Mejor no voy nada a buscar a Virginia, mejor veo qué hacen estos dos, “por algo pasan las cosas” diría Marcelo, no? Y por algo en esta mañana tempranito se me ocurrió ir a casa de Vir, y mirá vos… lo veo al viejo con su novia, tan pegoteados como dos adolescentes en celo. Jajaja ¿acaso el adolescente no soy yo?
A ver… acá no me van a ver… Pero esa mina no parece Fernanda, nada que ver. ¿Y quién será? Esta tipa parece más menudita. ¿Estará tan rayado el viejo para salir con otra también? En realidad no sería raro que dejara a Fernanda, últimamente se lo veía tan cansado, la minita no le debe dar respiro. A ver… quién será la otra? Dale… aflojen… ey… date vuelta chiquita que quiero verte… daaale nenitaaa…
¡Pero no puede ser! ¿Es…? Nooooo, no-pue-de-ser ¡UAU! ¡de ficción, men! Por eso estaba tan arregladita la vieja esta mañana. Mirala vos… encontrarse con el viejo a escondidas… Me parece reloco el hecho de verse así, es bien extraño esto de volver a estar juntos. Mirá vos a la vieja… espera que me vaya al colegio… Ahora me doy cuenta que otras mañanas también estaba arreglada, ¡¡entonces era para ver al viejo!! Jaja qué raye tienen los dos. ¡Qué viejos me tocaron! Mejor aprovecho que la vieja no está y me vuelvo a casa, me quedo en la compu a ver quién está en el chat y si es un embole me quedo jugando con ese Fórmula 1 que me prestó Maxi, ¡está rebueno! Eso sí, antes paso por la plaza por las dudas encuentre algo interesante, o alguien interesante.

¡Qué mal! Más de media hora y no aparece nadie del curso en la plaza che. ¿Qué pasará? ¿Habrá prueba y yo no estoy ni enterado? Ma sí… yo me vuelvo a casa.

Por fin ya llegué a casita y sin nadie que me diga nada, que los viejos rayetis hagan de las suyas nomás, yo haré la mía, al menos hoy la vieja no va a saber que falté y dispongo de algunas faltas más antes de pedir la reincorporación.
-Pero… ¿qué hacés en casa, Andrés? Si vos habías salido para el colegio… Mirá que no te voy a firmar…
-Sí má, ya sé, ya sé.
-Pero bueno… por algo pasan las cosas. Hoy es mejor que estés en casa así te doy una noticia. Ricaaaardo, vení, dejá el café para después y vení que está Andrés, así aprovechamos y le contamos que vas a volver a vivir acá en casa. Y… Andresito… ¿qué te parece la noticia?

Y bueno, como les decía recién… la vieja es buena tipa y en realidad el viejo también, así que ahora no me parece tanta locura que vuelvan a vivir juntos. Y la vieja ya ni se va a dar cuenta si en lugar del velador pongo una lámpara de querosén en mi habitación.

©Analía Pascaner

............

10 comentarios:

  1. Querida Analía: Tu cuento me pareció muy interesante y muy natural el manejo del lenguaje del adolescente, su monólogo interno y sus decisiones no exentas de humor cuando quiere aprovecharse de la situación para faltar a la escuela . Lo leí con mucho placer.Saludos Irene Marks

    ResponderEliminar
  2. Aprecio tus conceptos, querida Irene. Me reconforta saber que disfrutaste al leer el cuento pues yo disfruté al escribirlo.
    Muchas gracias por pasar por aquí y detenerte.
    Mi cariño, que estés muy bien.
    Analía

    ResponderEliminar
  3. ¡ Que capacidad para contar una historia de adolescentes !
    Un abrazo
    Martín

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Martín.
    Un saludito
    Analía

    ResponderEliminar
  5. Hola Analía
    Me parecio excelente , te felicito, sabes hacer llegar lo que quieres decir de una manera bella , me gusto, me gusto mucho
    Te dejo un abrazo
    Monica

    ResponderEliminar
  6. Querida Mónica:
    Agradezco tus palabras. Me agrada saber que te gustó y te llegó mi cuento. Gracias.
    Un saludito cordial
    Analía

    ResponderEliminar
  7. Querida Analía Mabel Pascaner:

    Mis humildes manos le hacen entrega del Premio: "Vale La Pena" que me fue otorgado por el escritor Juan José Bravo , Argentino. Trasladó esta mención honorífica por su loable labor en las letras, por su humanidad, por sus rasgos de solidaridad y por compartir en fraternidad el valor del arte literario.

    Puede visitar al estimado amigo escritor, Juan José Bravo en el siguiente enlace:

    http://juanjosebravo.blogspot.com/

    Las reglas para el premio para el blog "vale la pena" son:
    -Publicar el sello en el blog.-Publicar enlace al blog que le dio el sello.-
    http://alboradadmujer.blogspot.com/
    Pasarlo a 10 blogs amigos.
    -Asegurarse que el sello se pasa a otro blogs, porque eso sirve para que conozcamos nuevos blogs.


    Gracias anticipadas estimada Analía Mabel. Puede acceder a mi blog y recojer dicho premio, ahí se encuentran los amigos más distinguidos de mi blog, donde resaltan corazones genuinos.

    Un abrazo fraternal os dejó.

    Siempre Su Amiga:
    AlboradaDMujer

    Ps: Excelente, mi corazón disfrutá este maravilloso escenario.

    ResponderEliminar
  8. Querida Alborada:
    Me honra y emociona la entrega de este premio Vale la Pena.
    Recién te respondí por mail, de manera personal.
    Muchas gracias por el gesto generoso.
    Un saludo cordial
    Analía

    ResponderEliminar
  9. "Me gusta encender un fósforo en la oscuridad, mirar a mi alrededor con los ojos entornados, observar atentamente en la penumbra, adivinar a los objetos por sus sombras, imaginarlos de otros colores"... Tienes el don de describir con palabras lo que no ven los ojos que te leen, es como si se estuviese dentro de tu obra... bien por tu pluma dorada!... Un beso....

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Deborah:
    Muchas gracias por tan elogiosos y alentadores conceptos respecto a mi cuento.
    Me reconforta saber que al menos una de mis palabras llega a los lectores. Muchas gracias.
    Te mando mi cariño, que estés muy bien.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por detenerte a leer mis palabras.
Deseo hayas disfrutado de mis cuentos y relatos.
Un saludo cordial
Analía